SAAMA, atención y apoyo contra el machismo

Conocemos, gracias a Corre la voz este nuevo espacio creado por AHIGE: se trata del Servicio de Atención y Apoyo contra el Machismo (SAAMA), recientemente presentado en rueda de prensa y financiado por el Ministerio de Sanidad y Política Social. Se informó en su presentación de que se trata de un servicio especializado en “prevenir y evitar las discriminaciones sexistas, la violencia de género y el maltrato entre los y las jóvenes ya sea psicológico o físico”.
Se puede acceder a este servicio de atención a través de varios medios:

  • Un teléfono gratuito de atención e información a los y las jóvenes víctimas de discriminación, acoso, bullying y homofobia (902 90 60 31) que funcionará de lunes a viernes de 9.30 a 14.30 horas.
  • Un correo electrónico (saama@ahige.es) para realizar consultas vía telemática.
  • Y una web (www.saama.ahige.es) donde encontrar pautas de actuación ante casos de maltrato y violencia ejercida sobre jóvenes, recomendaciones, noticias, lugares dónde acudir, etc.

Recomendaciones gaditanas

Algunos consejos para un mes peculiar.

  • En Iguales en las tres mil nos recopilan información sobre el maltrato y cómo los carnavales no han dejado de tocar el tema, buena iniciativa, no dejéis de ver los vídeos.
  • Conocemos, gracias a Aprendemos desde la diferencia, el juego Atrévete si eres hombre, “juego educativo para fomentar una masculinidad igualitaria, es un instrumento innovador y pionero desarrollado por el Departamento Hombres por la Igualdad adscrito a la Delegación de Igualdad y Salud del Ayuntamiento de Jerez. Es de especial utilidad para que los varones de todas las edades, y específicamente, los varones adolescentes; perciban la importancia de revisar de manera crítica sus modelos de masculinidad y construyan nuevos modelos de relación justos, equitativos, y saludables.”

Gerald Gardner

La noticia de su muerte nos llegó este verano… realmente conocimos algo de su vida este verano, algunas de sus tempranas luchas contra la prensa norteamericana, la policía de su ciudad o algunas cadenas de supermercados por algunos temas que no nos suenan tan lejanos.

Para saber más:
Lee la noticia en el diario EP
Entrada en el Blog Cicatrices Transgénicas
En la Wikipedia (en inglés)

Josep Vicent Marqués

Ha muerto Josep Vicent Marqués, una de las personas que nos comenzó a abrir los ojos (con los que hoy le lloramos) en algunos temas hace ya algunos años, cuando aún leíamos con cierto interés EP semanal.

En octubre pasado recibió el premio "Hombres por la Igualdad"  reconociendo la "…trayectoria del pionero del movimiento de hombres por la Igualdad en España, por su inspiración, por sus escritos y su trabajo. Queríamos además arroparle y rescatarle del estado de abandono en el que se había dejado caer tras sufrir un ictus hace dos años. El acto fué tan emotivo y sincero que el auditorio rompió en lágrimas en varias ocasiones viendo a Josep emocionado y aplaudiéndole en pie. A pesar de sus dificultades para hablar y con la movilidad, nos deleitó con un breve discurso."

Desde aquí también queremos sumarnos al homenaje con sus palabras en aquel acto: 

Por una extraña inversión de los hechos creía que estabais muertos.

Mi mala situación viene desde que en un momento me pasó factura la hipertensión y el colesterol, haciendo lo que mi padre sufrió como trombosis y ahora se llama genéricamente “ictus”. La buena gente suele confundirlo con estar tonto, pero yo qué más quisiera. Continúo teniendo la misma mala opinión del capitalismo, el previsible desastre ecológico y el machismo. Aún firmaría la consigna que en un panfleto del año creo que 70 escribí: “País Valenciano libre, socialista, no patriarcal y solidario con todos los pueblos del mundo”.

Todo viene de una serie de hechos que pasaron desde el mes de mayo de 2005. Tuve que cambiar de piso al tiempo que tenía una enfermedad prestigiosa, “empiema de canal”, que no me dejaba andar; llegué a pelearme con medio departamento cuando las promesas de celebrar una semana de sociología crítica no se cumplieron totalmente; me sentí estafado porque los alumnos fueron estimulados por mí; hube de cambiarme de piso y para ello tuve que acudir a una empresa de mudanzas que trabajaron gratis para mí, porque yo les había ayudado; hube de acudir a una semana de Noruega… De repente descubrí el sitio donde había querido vivir siempre (en la Malvarrosa y donde estaba el bloque de astilleros donde había llevado a bautizar al hijo de un accidentado en el trabajo al que facilité el acceso a la consulta del mejor siquiatra hijo del fusilado Doctor Pesset y donde había vuelto a hacer actividades ecologistas). Me encontraba mal pero me marché en busca de un sueño: una alumna era hija del presidente del comercio menor del barrio, había tres grupos de “okupas”, una radio libre anarquista, y el barrio hacía juego con los barrios de Nazaret, donde conocía a la asociación de vecinos, y del Cabañal, donde había dado más la lata contra la nefasta política del PP y conocía más.

Había conocido en un debate con okupas a una chica que era trabajadora de la imprenta donde se hacían clandestinamente libros de poesía, los papeles de la Organización de Izquierda Comunista y los míos; yo tenía montada una cosa que se llamaba “germanía socialista”, y me disponía a prestar menos atención a la universidad y más al barrio, hacer la biografía del líder de Astilleros, pasear mucho por la playa, y ser feliz olvidando mi condición de señor que fue el primero por las dos ramas familiares que había estado en la universidad, al mismo tiempo que quería hacer las paces con mi hijo y bañarme y soportar que en los bajos de la ermita o en los míos se celebraran las reuniones de los golfos del barrio. Demasiado. El ictus lo cogí cuando me enteré de que Héctor había tenido un infarto.

Salí del hospital casi dos años después en fechas gratas, creo que fue cuando le dieron a Celia Amorós el Premio Nacional de Ensayo. Celia había sido mi maestra porque, no sé si sabéis que el igualitarismo o el feminismo no lo hemos inventado los hombres; permitidme que mencione los nombres de las mujeres que más me han influido: Leonor Taboada, Carlota Bustelo, Amparo Rubiales, Pura Duart, Amelia Valcárcel, Genoveva Rojo, no me acuerdo de qué mujer, y mi alumna Cristina Piris. Debo reconocer que me ha emocionado la concesión del Premio Nóbel a mi ídolo Doris Lessing.

Cuando era inevitable mi salida del hospital se me ocurrió que mejor cambiar de actividad, y pensé en que en los tiempos ya remotos de Angela Davis y Marcuse había una cosa que no sé si llegó a movimiento que se llamaban los “Grey Panthers”. Me reconfortó la idea, y hasta llegué a acariciarla en mis tiempos, que duran escasamente de noviembre a mayo, en la residencia. Compartían mi mesa un discípulo directo de Joaquín Sorolla que tenía más de 90 años, un campeón de atletismo que tenía más de 80, y un imbécil franquista oportunista como todos los viejos de la edad de los franquistas. Ahora estoy aislado en un centro de día en el que me caen bien tres señoras.

Empecé a meditar confusamente cuando estaba en un centro público sobre la utilización que se hacía de la mano de obra femenina. Me recordaba a una frase de mi infancia: Mercedes Ballesteros escribía en La Codorniz con el nombre de Baronesa Alberta, y me llamó la atención una frase, “Nada hay más sublime que una madre, pero cuando una madre sale bruta…”. Las enfermeras y auxiliares del centro público donde estuve ingresado no podía suponerse que fueran como madres, muchas ignoraban las sabidurías ancestrales y compartían las ansias de un puesto de trabajo normalizado cuando convencionalmente eran guapas y aceptaban cumplidos de los carrozas y bodrios allí hospitalizados. Tenían bastante éxito siempre que aceptasen ser tratadas con patética consideración inferior. Cuando reivindicaban sus derechos y hacían valer sus capacidades resultaban odiosas para los hospitalizados. Guardo muy buen recuerdo de dos de las mejores. En cambio, tengo mal rec
uerdo de los celadores, siempre presumiendo de machos, y que un celador me llamase “machote” y “campeón” me producía asco. Aún ahora tengo problemas con el personal masculino.

Ahora con una trabajadora social que me leyó, con la directora que sacó sobresaliente cuando estudió sociología, y con varias trabajadoras del centro, me siento muy apreciado.

Cuando uno es tímido y lo privan del lenguaje y la escritura, se lo pasa muy mal, para qué os voy a contar.

De paso que me sentía mal, al principio tuve un importante descanso –porque creo que era descanso—. Yo siempre he recordado las cosas porque me dolía algo físico; quiero decir, después vino la etapa de no recordar cómo quería ser recordado, y me dediqué a recordar el eslogan de mi campaña electoral, y no conseguía saberlo, y después saqué esta conclusión: “Para tener vértigo, tener escaso el pene, no saber conducir ni coche ni moto ni bicicleta, no haber terminado de leer a Marx ni a Freud… he llegado muy alto. Lo único que he tenido siempre claro es que no está claro, y que si me dan el tercer puesto en un debate creo que puedo hacer preguntas y consideraciones inteligentes, sea lo que sea”. Cuestioné el ser español, el ser varón, el estudiar en la universidad, cuestioné el capitalismo sin asomo de complicidad con el comunismo, el ser cómplice de la devastación del mundo, el amar de una sola manera, cuestioné todo lo que prolonga artificialmente la vida, y ahora dudo mucho de lo que es el ictus, y por eso estoy escribiendo lentamente una obra sobre el ictus.

Al aceptar esta invitación a salir de mi sepultura, había un sentimiento adicional en la necesidad de buscar un sitio público para una cosa muy privada: proclamar que estoy seguro de que, haya hecho lo que haya hecho, podré reparar las desgracias de quien más he querido, mi hija. Te quiero.

 

Cervantes y las mujeres

            Con este título, Juana Vázquez (catedrática de Lengua y Literatura y escritora) publicó el 1 de marzo un artículo de opinión en El País que recogía el tratamiento que Cervantes dio a las mujeres en su vasta obra literaria.

            Como argumenta la estudiosa de la obra cervantina, Cervantes fue un adelantado a su tiempo, no sólo en su capacidad noveladora, sino también en la libertad e independencia que otorgó a los personajes femeninos. Efectivamente, si comparamos la concepción machista e incluso misógina de autores de la época como Calderón de la Barca, Tirso de Molina, Lope de Vega, Quevedo…con la alfabetización e instrucción que presentan muchas de las mujeres cervantinas, saltan a la vista las diferencias. El cotejo puede extenderse también a la propia situación de la mujer en la época, analfabeta en su mayoría, y a algunas de las perspectivas actuales que nos ofrecen los medios de comunicación (la publicidad, por ejemplo).

            Si nos centramos en El Quijote, la diversidad de los personajes femeninos nos deslumbra. Cervantes no se deja arrastrar por los dos tópicos más comunes de la época: la mujer madre o santa, idealizada por su sumisión a la voluntad del varón y de la propia sociedad, o la mujer bruja, prostituta y maligna, que, normalmente, se pierde en un mundo pecaminoso. Lejos de estos estereotipos, el autor de El Quijote caracteriza a sus personajes femeninos otorgándole cualidades positivas y, al mismo tiempo, defectos variados. Esbozamos, a continuación, la siguiente muestra: el ama y la criada de Alonso Quijano, la mujer de Sancho Panza (Teresa), Maritornes, la Duquesa, Dulcinea (como mujer idealizada), Aldonza Lorenzo (con gran fuerza física), Dorotea, Marcela…

            A pesar de estar atrapado en ciertos tópicos, Cervantes muestra mujeres que quieren introducirse en la cultura, que defienden ser dueñas de su propia vida, tal y como proclama Marcela: “Yo nací libre, y para poder vivir libre escogí la soledad de los campos”.

            Según lo presentado, Don Miguel se acerca a la reflexión de una de las autoras más publicadas, leídas y consideradas del barroco, María de Zayas y Sotomayor, que proclamó:  ¿Por qué, vanos legisladores del mundo, atáis nuestras manos para la venganza, imposibilitando nuestras fuerzas con vuestras falsas opiniones, pues nos negáis letras y armas? ¿Nuestra alma no es la misma que la de los hombres? (…). Por tenernos sujetas desde que nacimos, vais enflaqueciendo nuestras fuerzas con temores de la honra, y el entendimiento con el recato de la vergüenza, dándonos por espadas ruecas, y por libros almohadillas”.

            Sin duda, tanto Cervantes como su compañera coetánea, siguen estando de rabiosa actualidad. Ellos comenzaron un camino que nosotros, cuatro siglos más tarde, no hemos podido concluir de forma exitosa… Nos toca seguir luchando contra todos los gigantes que se interpongan en nuestro recorrido, a pesar de que muchos incrédulos sigan creyendo que son sólo molinos de viento.

Mª José Aguilera 

Permiso de paternidad

Es muy interesante para difundir y debatir con el alumnado este documento del Foro de Hombres por la Igualdad, emitido hace pocos días cuando iba a debatirse el tema en el Congreso. Realmente ese es el camino:

Título: Permiso de paternidad intransferible, un paso necesario hacia la igualdad

 El próximo 21 de Diciembre se debatirá en el Congreso la Ley de Igualdad. Dentro de dicho debate se encuentran la presentación de dos enmiendas a dicha ley según las cuales el permiso de paternidad sería de 13 días en la actualidad y llegaría a ser de cuatro semanas en el 2015.

Ante ello, los hombres y colectivos de hombres abajo firmantes, queremos manifestar lo siguiente:

Consideramos un avance en el camino de la igualdad el que se proceda a legislar un permiso de paternidad intransferible e independiente al de la maternidad, pues ello significa poner sobre la mesa la necesidad de acabar con la discriminación en la Seguridad Social entre hombres y mujeres y situar  los mismos deberes y derechos para todos y todas respecto a las responsabilidades familiares.

Apostar por ese objetivo significa tomar el ejemplo de Noruega, donde el permiso de paternidad tiene la misma duración que el de maternidad, siendo este de seis meses e intransferible.

Planteamos dicha opción por varias razones, que enunciamos de manera breve.

En primer lugar, nos oponemos a que la crianza y el cuidado de los hijos recaigan en las madres, ya que esta es la razón que sustenta la discriminación en la incorporación de las mujeres al mercado laboral o a su promoción profesional. Por ello planteamos que los hombres tengamos las mismas responsabilidades familiares que las mujeres, lo cual implica que la Seguridad Social y las empresas tengan las mismas obligaciones con unos y otras.

En segundo lugar, queremos asumir como padres nuestra responsabilidad en el cuidado de nuestros hijos e hijas, no sólo con la garantía de su sustento, sino con las tareas de cuidado que implica el nacimiento de una nueva criatura y la atención al hogar. Muchos queremos compartir con nuestra pareja un proceso fundamental en el desarrollo de un nuevo ser mediante el apoyo mutuo, la solidaridad y la resolución negociada y pacífica de los conflictos que surjan. Otros además consideramos que cualquier persona, independientemente de haber formado una pareja y/o matrimonio, tiene derecho a crear una familia y ejercer su paternidad y/o maternidad sin discriminación por razón de sexo.  Esto nos ayudará a generar unas relaciones libres e igualitarias.

En tercer lugar, consideramos que ejercer la paternidad es un ejercicio necesario para desarrollarnos como hombres. Disfrutar del cuidado de nuestros bebés, sentir y expresar las emociones que nos genera esta relación, aprender y valorar el beneficio que obtenemos de cuidar de los demás, son elementos necesarios para la transformación individual y colectiva de los hombres en el camino de su libertad y autonomía.

Por todo ello, consideramos que el derecho al permiso de paternidad intransferible de cuatro semanas debe ser incorporado ya en el actual proyecto de Ley de Igualdad, junto al compromiso de establecer una hoja de ruta para que se iguale en duración al permiso materno en un plazo no superior a cuatro años, alcanzando las 16 semanas.

En este sentido nos sumamos a las reivindicaciones planteadas por la Plataforma Cívica por el permiso de paternidad intransferible y llamamos a la ciudadanía a movilizarse por el logro de un objetivo que beneficiará al conjunto de la sociedad en el camino hacía la no discriminación en razón de la pertenencia a uno u otro sexo.

Foro de Hombres por la Igualdad                             20 Diciembre 2006

Certamen de Cómic sobre hombres igualitarios

El certamen de cómic “Hombres en Proceso de Cambio”, con el que el Ayuntamiento de Jerez pretende reflejar la crisis de los modelos masculinos tradicionales, ha sido ganado en esta edición por los universitarios León Palomares y Bárbara Villegas, con la historieta Ayer y hoy. Pronto os ofreceremos este cómic.

Mientras tanto podéis ver en este enlace los ganadores del año pasado en las dos  modalidades del concurso: fotografía y cómic.

Hombres contra la violencia machista

Saramago tuvo una “idea utópica”, “una marcha de hombres por la calle y las mujeres apoyando desde las aceras” protestando por la violencia machista. Ayer se hizo realidad por las calles de Sevilla. Así comenzó el manifiesto leído que continuaba diciendo que el número de muertes de mujeres a manos de los hombres sigue siendo alarmante y que aunque en los últimos años se hayan adoptado medidas jurídicas y administrativas, estás son insuficientes y se precisa una “movilización general de la sociedad” que genere un “clima de tolerancia cero contra la violencia machista”.

Lee la noticia en EP

Puedes ver el video en T5