Otra visión de la mujer andaluza

Volvemos a Cádiz, durante estos días cercanos al 28 de febrero podremos ver, a la entrada del centro, el trabajo realizado por el alumnado de Latín y Griego de 1º de bachillerato con la profesora Magdalena Gallardo. El mismo se centra en el episodio protagonizado por “una delegación de mujeres andaluzas que se dirigió a Roma para luchar por un derecho que creían que les pertenecía…” Ocurrió hace más de 2000 años, en Carteia, una ciudad de la actual comarca del Campo de Gibraltar.

Recomendaciones gaditanas

Algunos consejos para un mes peculiar.

  • En Iguales en las tres mil nos recopilan información sobre el maltrato y cómo los carnavales no han dejado de tocar el tema, buena iniciativa, no dejéis de ver los vídeos.
  • Conocemos, gracias a Aprendemos desde la diferencia, el juego Atrévete si eres hombre, “juego educativo para fomentar una masculinidad igualitaria, es un instrumento innovador y pionero desarrollado por el Departamento Hombres por la Igualdad adscrito a la Delegación de Igualdad y Salud del Ayuntamiento de Jerez. Es de especial utilidad para que los varones de todas las edades, y específicamente, los varones adolescentes; perciban la importancia de revisar de manera crítica sus modelos de masculinidad y construyan nuevos modelos de relación justos, equitativos, y saludables.”

50 años no es nada

Nos llega desde el IES Pablo de Olavide de La Luisiana (Sevilla) este documental ganador del primer premio del Concurso de Historia para Jóvenes Eustory España 2009; ha sido realizado por la clase de 4º ESO. Tratando diferentes temas (infancia, trabajo, expectativas de futuro, etc.) el alumnado y sus abuelas y abuelos se van “enfrentando” ante la cámara, separados por 50 años de experiencias y con participación especial de las mujeres.


Visto en Educ@conTIC

Feminización de la pobreza

Hace algunos días, en una clase de 3º de ESO, surgió el tema de los mayores índices de desnutrición entre las mujeres que en en los hombres e intentamos encontrar y analizar algunas de sus posibles causas. Buscando algunos datos más sobre el tema Pepa Marín me descubre un interesante texto, desde la web de la OEI (Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura):

La enumeración de discriminaciones que hace el PNUD es interminable: “la pobreza afecta en mayor medida a las mujeres”, lo que se relaciona con “su desigualdad en cuanto al acceso a la educación, a los recursos productivos y al control de bienes, así como, en ocasiones, a la desigualdad de derechos en el seno de la familia y de la sociedad”. Esa discriminación va más allá de las leyes: “Allí donde los derechos de las mujeres están reconocidos, la pobreza (con el analfabetismo que conlleva) a menudo les impide conocer sus derechos”. Por otra parte, en los países industrializados, pese haber logrado, no hace mucho, la igualdad legal de derechos “se sigue concediendo empleos con mayor frecuencia y facilidad a los hombres, el salario es desigual y los papeles en función del sexo son aún discriminatorios”.

De hecho, al considerar el Indice de Desarrollo Humano específico de las mujeres, aparece por detrás del general en todos los países del mundo. En el artículo “Missing Women”, publicado por Amartya Sen en 1992 en la revista British Medical Journal, así como en trabajos posteriores, se refiere a la excesiva mortalidad y tasas de supervivencia “artificialmente” más bajas de las mujeres en muchas partes del mundo, como un descarnado aspecto muy visible de la desigualdad sexual, con datos inquietantes de infanticidio femenino, despreocupación por la salud y la nutrición de las mujeres, en especial durante la niñez, etc. Cabe recordar a ese respecto que en India, las niñas tienen cuatro veces más posibilidades de estar desnutridas que los niños. El 25% de los hombres en los países en desarrollo padecen anemia a causa de la deficiencia del hierro, mientras que la tasa es del 45% para las mujeres y más del 60% para las embarazadas. Y todas estas discriminaciones, desigualdades por razones de sexo, se deben a los prejuicios culturales en las familias y en las sociedades en general. Y también se manifiesta en la educación. Las injustas oportunidades de instrucción para las chicas conducen a su inseguridad económica: las mujeres representan los dos tercios de las personas analfabetas y los tres quintos de los pobres del planeta. Con menos oportunidades educativas y económicas que los hombres, lógicamente las mujeres tienden a padecer hambre y mayores deficiencias en la nutrición. Se habla por ello de “feminización de la pobreza” (Sen, 2000; Vilches y Gil, 2003).

Si quieres leer el texto completo visita este enlace