Carta abierta de Verónica (Lario) a Silvio (Berlusconi)

«Con dificultad supero la reserva que ha caracterizado mi modo de ser en el curso de los 27 años transcurridos junto a un hombre público, empresario primero y político ilustre después, como mi marido. He considerado que mi papel debe circunscribirse principalmente a la esfera privada, con el objetivo de aportar serenidad y equilibrio a mi familia. He afrontado con respeto y discreción las inevitables discusiones y los momentos dolorosos que comporta una larga relación conyugal. Ahora escribo para expresar mi reacción ante las afirmaciones realizadas por mi marido durante la cena de gala que siguió a la entrega de los Telegatti, en la cual, dirigiéndose a algunas de las señoras presentes, se entregó a consideraciones para mí inaceptables: ‘… si no estuviera ya casado, me casaría con usted inmediatamente’, ‘contigo iría donde fuera».»Son afirmaciones que considero lesivas para mi dignidad, afirmaciones que por la edad, el papel político y social y el contexto familiar [dos hijos de un primer matrimonio y tres hijos del segundo] de la persona de la que proceden, no pueden ser consideradas simples comentarios jocosos. A mi marido y al hombre público exijo por tanto excusas públicas, no habiéndolas recibido en privado (…) En la relación con mi marido he elegido no dejar espacio al conflicto conyugal, incluso cuando su comportamiento ha creado las condiciones para el mismo. (…) He tenido siempre en cuenta las consecuencias que mis posibles reacciones habrían podido generar en la dimensión extrafamiliar de mi marido y en mis hijos. Esta línea de conducta encuentra un único límite, el de la dignidad de una mujer que debe constituir un ejemplo para sus hijos (…) Ante mis hijas, hoy adultas, el ejemplo de una mujer capaz de defender su dignidad frente a los hombres asume una importancia particular (…); creo que la defensa de mi dignidad ayudará a mi hijo a situar entre sus valores fundamentales el respeto hacia las mujeres, de forma que pueda mantener con ellas relaciones sanas y equilibradas».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *