¡Corcho con mi cocina!

Corrían los primeros tiempos de nuestra televisión y veíamos anuncios como este:

Hay algo de terrorífico en los 30 segundos que dura, en sus dulces miradas, en la forma de llevarse el tenedor a la boca, en la salida de las bambalinas de ella, en el ¡qué bueno te ha salido! de él, en los momentos felices que ella espera tener, en el afeitado del marido…

One thought on “¡Corcho con mi cocina!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *